Lucha

El se regocija ante la lucha ganada contra su oponente: una rata ¿que tanta lucha puede haber entre un hombre y un ser tan insignificante como una rata?
Una rata, aquella criatura que combatió por horas, hasta días, sin moverse casi. Esa la que al parecer no es tan insignificante como se creía. La que cuando al fin estuvo indefensa, él se dio el gusto de celebrar con muerte cada golpe. Después, repetir como fue su acto de heroísmo. Y yo, que solo puedo sentir la impotencia y el dolor, le pido que no me lo cuente. Es ahí entonces cuando me dice, como si fuera una niña tonta, que yo era la que no podía dormir por las noches.
Pero yo no quería que la mate, porque si vamos por la vida haciendo que otros destruyan lo que nos atemoriza o nos generan algo negativo ¿como voy a superarme a mi misma?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s